La creciente desigualdad: un riesgo para nuestra salud

La desigualdad es un riesgo de salud, y está empeorando

La desigualdad en la sociedad no solo tiene consecuencias sociales y económicas, sino que también afecta a la salud de las personas. Estudios han demostrado que aquellos que se encuentran en situaciones de mayor desigualdad tienen peores resultados en salud, mayor riesgo de enfermedades crónicas y una menor esperanza de vida.

La desigualdad en acceso a servicios de salud, educación, vivienda y empleo contribuye a crear disparidades en la salud de la población. Aquellas personas que están en situaciones de vulnerabilidad social suelen tener menos acceso a atención médica adecuada, a una alimentación saludable y a un ambiente seguro, lo que aumenta su riesgo de enfermedades y afecta su calidad de vida.

Es necesario tomar medidas para reducir la desigualdad en la sociedad, no solo por una cuestión de justicia social, sino también por una cuestión de salud pública. Promover un acceso equitativo a los servicios básicos, garantizar condiciones de trabajo dignas y fomentar la igualdad de oportunidades son acciones fundamentales para mejorar la salud de toda la población.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *